jueves, 14 de abril de 2011

SSwing







Al nazismo no le gustaba el jazz. Benny Goodman, era "el judío del swing" y las radios tenían prohibida su difusión. Tampoco estaba permitido sintonizar radios extranjeras y las penas por ese delito iban de los 5 a los 10 años de cárcel. Pero a los alemanes, como a todo el mundo en los 40, el jazz no sólo les gustaba sino que eran capaces de desafiar la prisión con tal de escuchar los programas de la BBC, donde las noticias se alternaban con bandas de swing. Entonces Goebbels, el Ministro de Propaganda, tuvo una idea: hacer programas en inglés que reprodujeran ese modelo. Si los alemanes escuchaban radios inglesas, a escondidas, la idea era que los ingleses hicieran lo mismo. Se trataba de un proyecto de inteligencia –por llamarlo de algún modo– destinado a la desmoralización del enemigo, aprovechando el avance de las transmisiones de onda corta. Y como los ingleses escuchaban jazz, lo que les estuviera destinado debía, por fuerza, incluir esa música. El más exitoso de esos programas fue "Alemania llamando". Lo conducía William Joyce, un estadounidense hijo de irlandeses, miembro de la Unión Británica de Fascistas, luego fundador de la Liga Nacional Socialista de Inglaterra y, obviamente, emigrado a Alemania en 1939, cuando se enteró de que en Londres lo arrestarían.  Y la música la proveía una banda especialmente formada para tal fin: Charlie y su orquesta. Los arreglos musicales eran de Lutz Templin y reproducían, en gran medida, los estilos de Tommy Dorsey y Glenn Miller. Y el cantante, que daba nombre al grupo, era Karl "Charlie" Schwedler. El escribía, también, las letras de las segundas estrofas en los éxitos que se interpretaban. Estos –"Stormy Weather", "After You've Gone", "Bye Bye Blackbird"– empezaban bien. Pero, en la repetición de la estrofa iban mezclados mensajes acerca del judaísmo de los amigos de Churchill, insultos a Roosevelt e invocaciones a lo bella que sería Europa sin guerra y con los alemanes volando libremente por los cielos de Londres. Una encuesta de la BBC a fines de la década de 1940 reveló que un 26 % de los oyentes ingleses habían escuchado regularmente ese programa. Pero la razón del éxito parece no haber sido la música (los ingleses tenían opciones bastante mejores, empezando por el violinista Stéphane Grappelli, que había huido de la Francia ocupada) sino el hecho de que el programa pasaba los mensajes a sus familiares de los prisioneros británicos. Para aquellos interesados en escuchar a la orquesta de Charlie, puede hacérselo aquí (si Jarrett nos perdona el uso de Youtube).

10 comentarios:

  1. En algún lado, no recuerdo dónde, leí que Grapelli tuvo que escapar de los nazis por tocar con el gitano Jean "Django" Reinhardt y por sobre todo por su, a sus ojos herética versión del Concierto para dos violines en Re menor BWV 1043 de J. S. Bach.
    Dicha versión, impecable donde solo le agrega el estilo a las notas, ingresó en el "top five" de la lista de música degenerada.
    una versión: http://www.youtube.com/watch?v=_TRjTeQ-sIM

    ResponderEliminar
  2. No tengo datos fehacientes pero esa versión no me parece probable, entre otras cosas porque Django Reinhardt se quedó en Francia y siguió tocando durante la ocupación.

    ResponderEliminar
  3. Siendo gitano ? qué raro, hay que investigar.
    Igual mis disculpas por no poner una fuente más fiable que mi lábil memoria.

    ResponderEliminar
  4. Supongo que, más allá de la ocupación y de la guerra, Francia era Francia. De hecho allí, igual que en otros países ocupados, siguió habiendo jazz. Es más, algún revisionista acusó alguna vez a Reinhardt de colaboracionista. Lo que creo es que su gitanidad, en Francia, pasaba a segundo plano en relación con su popularidad. Igual, los hechos son que Grappelli se fue y él se quedó y grabó y tocó regularmente durante la guerra.Incluso su hermano Joseph grabó por primera vez con su propia orquesta en 1942.

    ResponderEliminar
  5. Justamente, Francia es Francia. Esto es, durante los primeros años de la ocupación, se podía adquirir sin problema L'Humanité y otros órganos del Partido Comunista francés sin el menor problema (cfr. las memorias del general De Gaule, quien dijo: "En la Resistencia participó menos del 3% de la población francesa pero, concluida la guerra, fue necesario alterar ese porcentaje y magnificarlo para evitar una guerra civil". Leído desde el otro lado, vale la pena recordar que el juicio a Klaus Barbie, rápidamente concluido en Lyon antes de que realmente empezara se suspendió cuando el acusado manifestó que no fue la Gestapo la que encontró al resistente Jean Moulin, que tantos dolores de cabeza les trajo a los alemanes, sino los franceses quienes lo entregaron. Curiosa y muy francesamente, después ya no se habló más del caso. Cfr. La rive gauche, La ocupación y La depuración, tres libros excelentes, escritos por el periodista estadounidense Herbert Lottman y publicados en castellano por Tusquets. Gracias a ellos queda claro por qué Django Reindhardt pudo tocar en París sin el menor problema.

    ResponderEliminar
  6. Diego te escribimos los chicos del Cafe del San Martin para agradecerte por amenizar nuestras jornadas laborales con buena musica...
    Gracias

    ResponderEliminar
  7. Si que existe esa version si, y me parece una joya, es Django , con Grapelly y otro violinista que no recuerdo el nombre....la musica de Bach es universal y una vez mas se demostro en esta version , de swing

    ResponderEliminar
  8. La versión que no me parecía posible no era la del Concierto de Bach sino la que hablaba de que Grappelli fuera perseguido por tocar con Reinhardt.

    ResponderEliminar
  9. Llego tarde, para variar.
    parece ser que el estallido de la guerra (o la ocupación de Francia, no tengo claro ese dato) los pescó a Grappelli y Reinhardt estando en londres. Grappelli decidió quedarse allí y Reinhardt volver a París, convencido de que "para pasarla mal, mejor estar en casa".
    Fue así, porque Londres fue bombardeada y París no, y Django era tan bueno y tan popular que nadie se atrevió a ponerle un dedo encima, y durante la ocupación siguió llenando locales. Muchos ocupantes eran fans suyos.
    Se cuentan dos historias: una es que en una oportunidad Reinhardt intentó escapar a Suiza a través de la frontera, y de manera bastante torpe. Lo agarraron y el guardia alemán le dijo "Django ¿por qué haces esto? ¡no me obligues a detenerte!"
    La otra es la presencia de Dietrich Schulz-Köhn, apodado "Doktor Jazz", un oficial de la Luftwaffe y gran aficionado al jazz desde antes de la guerra, cuando había hecho amistad con Charles Delaunay, fundador del Hot Club de rance y miembro activo de la Resistencia Francesa.
    Es muy probable que el bueno del Doktor Jazz estuviese allí más que nada por obligación y que ni siquiera fuera un racista "de los de antes". Una célebre foto de tiempos de la guerra lo muestra junto a Reinhardt, un amigo judío (todos tenemos alguno) y cuatro negros.
    Sabiendo como fueron las cosas, es más que probable que Schulz-Köhn estuviera arriesgando su vida por hacer este tipo de cosas, por lo que la foto se conoció años después de la guerra.
    Se la puede ver aquí: http://www.brightcecilia.com/forum/showthread.php?t=2698
    Saludos
    GB

    ResponderEliminar