sábado, 7 de enero de 2012

Paisajes


Escucho, ayer en la noche, un bellísimo disco del sello ECM. Un disco que podría pasar desapercibido (y seguramente lo hará para muchos). Le Monde acaba de elegirlo como una de las ediciones del año y está dedicado a la música de Toshio Hosokawa, un compositor nacido en Hiroshima en 1955, formado inicialmente en Tokio y luego en Berlín, donde ganó, en 1982, el concurso de composición de la Filarmónica de esa ciudad, y de cuya Academia de Arte es miembro. Es posible que no haya una música más cercana que ésta al viejo slogan de ECM ("el más bello sonido cerca del silencio"). Con resonancias de Sclesi y un uso sumamente original (y nada folklórico) del shô, un órgano folklórico de boca, construido en bambú, sus piezas tienen esa rara cualidad circular que, a falta de un adjetivo mejor, uno no dudaría en calificar de "japonesa" o, con menos originalidad aún, de "poética". En el disco, donde Mayumi Miyata, como solista de shô, toca junto a la Orquesta de Cámara de Munich, con la dirección de Alexander Liebreich, se incluyen Landscape V, para shô y orquesta de cuerdas (originalmente fue concebida para cuarteto de cuerdas y aquí puede ser escuchada en la interpretación de la misma Miyata pero junto al Cuarteto Arditti), Danza ceremonial, para orquesta de cuerdas, Sakura für Otto Tomek, para shô, y Nube y luz, para shô y orquesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada