sábado, 12 de febrero de 2011

Sagraçâo da primaveira

Stravinsky pasado por el trópico. Villa-Lobos en 1925. Chôros No. 10. Una obra maestra de esa clase de mestizaje profundo al que Carpentier ejemplificaba con "el ángel con maracas" de la Catedral de La Habana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada