viernes, 2 de marzo de 2012

Un brasileño






Ahora tiene 70 años. A los 33 –llegó a la música tarde, después de haber sido improbable piloto de la Fuerza Aérea Brasileña, de haber trabajado en el Instituto de Anatomía Patológica de ese país y de haberse dedicado más o menos seriamente al teatro– fue el cantante de un grupo de existencia tan breve como contundente, Secos e molhados. Allí, Ney de Sousa Pereira, conocido en adelante como Ney Matogrosso y, tal vez, el único contratenor natural del siglo XX, cantaba aquello de "rosa radioactiva, estúpida e inválida, rosa con cirrosis, antirrosa atómica" (un poema de Vinicius de Moraes con música de Gerson Conrad, uno de los integrantes del grupo). El año siguiente, ya como solista, grabó en Italia junto al grupo de Astor Piazzolla, dos temas del bandoneonista, "Las islas", con letra de Geraldo Eraldo Carneiro (quien sería también el letrista de Egberto Gismonti en la época de "Agua e vinho") y "1964" sobre un poema de Borges. Y después llegaría su primer LP solista, Água do Céu-Pássaro en cuya tapa aparecía con una especie de vestimenta ritual (pelos de mono, collares con dientes de vaca, cuernos). Bandido, de 1976, y, en particular, la canción "Bandido corazón" fueron inmensamente populares. Siempre tuvo una presencia escénica impactante. No es lo único. Reescucho el primer disco de Secos e molhados, el que tiene "Rosa de Hiroshuma", y dos de sus producciones posteriores, Um brasileiro, de 1996, dedicado a canciones de Chico Buarque y, como apertura, con la que posiblemente sea la mejor versión jamás grabada de "Construçâo", y Olhos de farol, de 1999, donde brillan la canción del título, de Ronaldo Bastos y Flávio Henrique, y "Vira-Lata de Raça", de Rita Lee, aunque no solamente. La voz, extraña, maravillosa y siempre inquietante de Matogrosso, por supuesto. Pero, también, los notables arreglos, contenidos y exactos. Recientemente, en Brasil se editó una caja de 17 Cds bautizada Camaleâo, que reúne toda su discografía solista entre 1975 y 1991. Y aquí, en una fantástica versión de "Rosa de Hiroshima", puede verse y oírse algo de su arte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada