domingo, 3 de julio de 2011

León alado









 Ese es el nombre (Winged Lion) del nuevo sello de Paul McCreesh que, como antes John Eliot Gardiner, abandonó Deutsche Gramophon para buscar territorios más amigables o, por lo menos, no tan preocupados por los -de todas maneras esquivos- réditos económicos inmediatos. El nombre de la editora remite al símbolo de Venecia y San Marco y allí se publicarán, de ahora en más, las grabaciones del Gabrielli Consort & Players. La edición inaugural, en septiembre, será el Requiem de Berlioz (que hasta ahora nunca fue registrado con instrumentos originales). Se trata de una superproducción que involucra a 400 músicos, sumando a las fuerzas del Gabrielli las del Coro y Orquesta Filarmónicos de Wroclaw y de la Escuela Chetham de música. La Grand Messe des Morts no es música veneciana, desde luego, pero trabaja, igual que los maestros de San Marco en los comienzos del siglo XVII, con las posibilidades de espacialización del sonido. Las posteriores publicaciones del sello serán el Elías de Mendelssohn con Simon Keenlyside como solista, Las estaciones de Haydn y el Requiem de guerra de Britten.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada